Las debilidades y amenazas de la Seguridad Colectiva en el siglo XXI

Luis Fernando Villa Díaz
Foto de William Navarro en Unsplash, 2019.

Concepto que nació y se desarrolló por las dos guerras mundiales que abrumaron el siglo pasado, la Seguridad Colectiva supone que la seguridad de un Estado está íntimamente vinculada con la seguridad del resto de los Estados que constituyen la sociedad internacional (Calduch, 1993, p. 1). El régimen de la Seguridad Colectiva se instrumentalizó en la Carta de las Naciones Unidas, en donde se le atribuyó al Consejo de Seguridad (CS) papel preponderante en esta cuestión (Bárcena Coqui, 2001, pp. 1-2). Mucho puede abordarse con respecto al Sistema de Seguridad Colectiva, pero en este texto se abordarán únicamente dos temas: sus principales debilidades y amenazas.

En cuanto a debilidades se refiere, la existencia del veto como arma política dentro del seno del Consejo de Seguridad es nuestra primera dificultad. Poder reservado sólo para un selecto quinteto, el veto ha sido usado por las grandes potencias cuando éstas así lo han sentido necesario, cuando sus intereses se ven comprometidos (Chávez Rosas, 2005, p. 143). Esto ha significado que medidas proyectadas por el Consejo nunca pueden materializarse o sean despachadas con retraso. 

Otra cuestión la representa el presupuesto con el cual las medidas resolutivas pueden llevarse a cabo, predominantemente las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OMP). En muchas ocasiones, a las OMP se les han colocado grandes expectativas cuando éstas carecen de los recursos suficientes y de la voluntad política de las grandes potencias para su correcto despliegue (Bárcena Coqui, 2001, p. 12).

Una debilidad también puede encontrarse en el enfoque de seguridad que posee el CS, de tipo militar. Ello no debe constituir motivo de sorpresa, puesto que la ONU nació en las postrimerías de una guerra mundial y ante el umbral de la Guerra Fría; cosa común, entonces, que el enfoque de seguridad fuera uno tradicional, que no dejara espacio para la discusión de problemas poco convencionales (Buzan & Barry, 2009, p. 12). Pero derribado el Muro de Berlín, otra serie de problemas han ganado relevancia en el ámbito internacional. No son temas nuevos, pero sí cuestiones que habían sido ignoradas por las dinámicas de la Guerra Fría. Obstáculos relacionados al medio ambiente, conflictos étnicos o narcotráfico comenzaron a proliferar y el enfoque clásico no pudo dar las mejores soluciones a éstos (Astié-Burgos & Maria Cristina, 2017, p. 370). 

Nos encontramos ante un mundo ahogado en dificultades que requieren una visión más allá de lo militar. La más reciente pandemia de la COVID-19 sirve de ilustre ejemplo. ¿La pandemia no demostró ser un problema para cada uno de los Estados que terminó por afectar a la sociedad internacional en su conjunto? Es evidente que sí, pero con respecto al tratamiento del tema, se suele invocar a la figura de la Organización Mundial de la Salud y no a la del CS. El término Seguridad Colectiva está vinculado a la renuncia del uso de la fuerza excepto en ocasiones extraordinarias; en este texto se sugiere que acaso en un mundo con problemas tan diversificados, pretender que se cubre la seguridad de cada uno de los miembros de la sociedad internacional mediante un concepto principalmente militar representa una debilidad para el sistema en su totalidad.

La naturaleza estato-céntrica del sistema también puede ser una desventaja. Es entendible que los Estados sean los sujetos internacionales más poderosos e importantes y que el Sistema de Seguridad Colectiva haya nacido debido a ellos y para ellos (Calduch, 2001, pp. 197-203). Sin embargo, los problemas modernos aquejan a todos los miembros de la Sociedad Internacional y es necesaria la cooperación entre los diferentes actores para hacerles frente. 

En el espectro de las amenazas, habría que resaltar la viciada tendencia de algunos Estados de utilizar de manera unilateral la fuerza para la resolución de algún problema. Normalmente esta tendencia es practicada por las grandes potencias, las cuales gozan de importancia en el Sistema de Seguridad Colectiva y como consecuencia pueden actuar con impunidad. Sucedió con la invasión estadounidense a Irak, realizada al margen del Sistema (Chávez Rosas, 2005, pp. 53-54) y está sucediendo ahora, con las operaciones militares de Rusia en Ucrania. No contar con la participación unánime de todos los Estados merma la credibilidad del Sistema y pone en entredicho su eficacia ante los poderíos militares de un selecto puñado de Estados.

Relacionado a lo anterior, el establecimiento de alianzas militares también merece mención. Si bien no hay un enfrentamiento directo entre el Sistema de Seguridad Colectiva y las alianzas (verbigracia, la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN), su presencia tiene el potencial de entorpecer el ejercicio de aquél, ante la existencia de bloques político-militares enemistados que pongan en duda, una vez más, las capacidades del Sistema para garantizar la seguridad de cada uno de sus miembros (Gutiérrez Espada, 2012, p. 36). 

Finalmente, también sería interesante recordar las nuevas amenazas que azotan el panorama actual y cuya naturaleza no es bélica ni está supeditada a las alianzas militares o al uso de la fuerza. Sin necesidad de repetir lo referido en párrafos anteriores, sólo se quiere señalar que la existencia de un ente y de un sistema consagrados únicamente a un tipo de problemas específicos cuando tantos abundan en la actualidad sea quizás un anacronismo. 

Las debilidades representan áreas de oportunidad; las amenazas, aquellos temas que no deben ser menospreciados. El Sistema de Seguridad Colectiva tiene como propósito menguar o disminuir la tendencia bélica que terminó por desencadenar brutales guerras durante el siglo XX. Por imperfecto que sea, es un bastión innegable de la seguridad internacional y se debe buscar que evolucione al paralelo con los desafíos del mundo globalizado (Mohamed Embarek Sidi, 2010, p. 138). No se trata de olvidar los temas relacionados a la seguridad nacional, sino complementarlos.

Fuente(s) de consulta:

  • Astié-Burgos, Walter & Cristina Rosas, Maria. (2017). Las relaciones internacionales en el siglo XXI. Ciudad de México, México: UNAM.
  • Bárcena Coqui, Martha. (2001). La evolución del sistema de seguridad colectiva de la ONU.  Trabajo presentado en Taller sobre Desarme y Seguridad Internacional del Instituto Matías Romero, Ciudad de México, México. 
  • Buzan, Barry & Hansen, Lene. (2009). The Evolution of International Security Studies.  Cambridge, UK: Cambridge University Press.
  • Calduch, Rafael. (1993). Dinámica de la Sociedad Internacional. Madrid, España: CEURA.
  • Calduch, Rafael. (2001). Los actores internacionales. En Cid Capetillo, Ileana (coord.), Lecturas básicas para introducción al estudio de Relaciones Internacionales (pp. 197-204). Ciudad de México, México: UNAM.
  • Chávez Rosas, Mario Vidal. (2005). México y la Seguridad Colectiva en los albores del siglo XXI. (Tesis de licenciatura). Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Ciudad de México, México.
  • Gutiérrez Espada, Cesáreo. (2012). La reforma del Sistema de Seguridad Colectiva, la asignatura pendiente de la comunidad internacional (reflexiones generadas por el conflicto de Darfur). Revista Española de Relaciones Internacionales, (2), pp. 30-57.
  • Mohamed Embarek Sidi, Mohamed Salem. (2010). La Seguridad Colectiva. Opción para el siglo XXI. (Tesis de licenciatura). Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Ciudad de México, México.

El tráfico ilegal de marfil como impulso de grupos terroristas

Edgar Gabriel Loza Ordóñez
Un miembro del Servicio de Conservación de la Flora y Fauna de Kenia (KWS) vigila una pira de 15 toneladas de marfil, obtenido de la caza ilegal de elefantes, antes de quemarla.
EFE/Archivo. Obtenida de: https://www.minuto30.com/elefantes-en-peligro-de-extincion/320731/

Una especie sombrilla es aquella que resulta especialmente significativa para la protección de los ecosistemas, ya que sus características de alimentación, papel en la cadena trófica, relación de simbiosis[1] y requerimientos en cuanto a extensión territorial son lo suficientemente complejos y demandantes como para proteger a otras especies con los mismos esfuerzos de conservación[2]. En este tenor, es posible reconocer a las dos especies de elefante africano, loxodonda africana, o elefante africano de sabana y loxodonda cyclotis o elefante africano de bosque, como especies sombrilla, pues su papel en las sabanas, selvas y bosques de la región del África Subsahariana es primordial para la salud de estos ecosistemas.

Los elefantes son mamíferos placentarios del orden proboscídea, cuyo origen data de finales del eoceno, hace 37 millones, desde entonces, el paisaje y los elementos bióticos y abióticos con los que interactúan se han moldeado alrededor de este grupo de animales. En el África subsahariana, estos se encuentran extendidos en prácticamente todos los países con excepción de Burundi, Gambia y Mauritania, resaltando así su importancia en el equilibrio de los ecosistemas y Estados de prácticamente toda la región[3].

Desde hace millones de años los elefantes se han encargado de la diseminación de semillas a través de su materia fecal, la cual, por medio de distintos procesos químicos, promueve la germinación de estas y con ello, la distribución de plantas y nutrientes en el ambiente. Asimismo, sus heces proporcionan una importante fuente de alimento para los organismos encargados de degradar la materia orgánica, tales como los escarabajos peloteros, termitas y otro tipo de animales descomponedores[4].

Además, teniendo en cuenta la escasez de agua superficial y la cantidad generosa de mantos acuíferos de difícil acceso para otras especies, los elefantes participan en la cava de charcos y la creación de cuerpos de agua en zonas desérticas como el Kalahari, en Namibia. Con ello, la posibilidad de supervivencia de otros animales se ve incrementada al acceder con mayor facilidad a este líquido[5].

Igualmente, en sus movimientos de migración, los elefantes dibujan un trazado de caminos y senderos naturales que pueden utilizar otras especies y que a la vez fungen como barreras de contención ante incendios forestales. Finalmente, a través de relaciones de simbiosis, estos animales proporcionan protección y alimentos a otro tipo de mamíferos y aves ante depredadores[6].

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) asigna un estado de conservación “en peligro de extinción” para Loxodonta africana[7] y “en peligro crítico de extinción” para Loxodonta cyclotis en la Lista Roja de Especies Amenazadas[8] y señala como principales causas al crecimiento poblacional humano, pero sobre todo a la caza furtiva, alimentada por la inestabilidad política de los países de la región y los contextos de pobreza y débiles marcos legales que resultan en guerras locales y la formación de grupos terroristas[9].

El tráfico ilegal de vida silvestre se configura como una de las tres actividades ilícitas con mayor recaudación de capital. Este negocio mueve entre 8 mil y 20 mil millones de euros[10], por lo que se posiciona como una importante fuente de financiamiento para solventar conflictos armados y cubrir los costos de la cadena de valor de las redes de tráfico de drogas y estupefacientes.

La guerra civil en Mozambique, librada entre 1977 y 1992, enfrentó al gobierno comunista del Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO) contra las fuerzas insurgentes anticomunistas de la Resistencia Nacional Mozambiqueña en la búsqueda del establecimiento de una estructura de gobierno de partido hegemónico. En suma, las cifras resultantes de este conflicto arrojan un saldo de un millón de muertes, cinco millones de desplazados y la destrucción generalizada de la infraestructura del país[11].

Durante este periodo, el 90% de la población de elefantes del país fue asesinada por elementos de ambos grupos para la obtención de recursos a través de la venta del marfil y la posterior compra de armas y munición, así como la alimentación de ambos ejércitos con la carne de estos animales[12]. Con ello, se puede argumentar que la lucha por la consagración de un partido único en el poder, alimentada por los recursos económicos derivados de la matanza de elefante africano, y la necesidad de alimentar a las tropas armadas con su carne derivaron en el establecimiento de Estados no hegemónicos, que vulneran directamente la seguridad y calidad de vida de sus habitantes.

Aún con las estructuras políticas heredadas de occidente, los Estados no hegemónicos se caracterizan por un poder centralizado, con un eslabón base en la cadena de valor, pues su economía se basa en gran parte a través de la explotación de recursos naturales. Además, la carencia de un estado de derecho implica una constante lucha territorial entre grupos étnicos, así como distribución desigual de la riqueza, vínculos débiles entre el poder político y la sociedad y corrupción, pieza clave en la permanencia de la caza furtiva en la región[13].

En suma, es preciso señalar una doble interacción entre la situación actual de las dos especies de elefante africano y la seguridad. Por un lado, la existencia de conflictos sociales derivados de guerrillas por el poder, Estados centralizados que no atienden las necesidades de sus habitantes y cuyo territorio se encuentra controlado por grupos de delincuencia organizada, empero, los altos niveles de pobreza han orillado a sus habitantes a lucrar a través de la caza furtiva para la obtención de ingresos. En contraste, la presencia de elefantes africanos en la región del África Subsahariana actúa como un catalizador de las precarias condiciones de seguridad en los países en los que se encuentran presentes.


[1] La simbiosis es entendida como la relación entre especies animales, vegetales u otras que se benefician mutuamente.

[2] Cárdenas, Guillermo. Especies sombrilla ¿pilares de la conservación? Universidad Nacional Autónoma de México [en línea], dirección URL: https://ciencia.unam.mx/leer/922/especies-sombrilla-pilares-de-la-conservacion-, fecha de consulta: [13-06-2022].

[3] Gobush, K.S., Edwards, C.T.T, Balfour, D., Wittemyer, G., Maisels, F. & Taylor, R.D. Loxodonta africana. The IUCN Red List of Threatened Species 2021. UICN [en línea], dirección URL: https://www.iucnredlist.org/species/181008073/181022663, fecha de consulta: [22-06-2021].

[4] Shoshani, Jeheskel. Elefantes en El maravilloso mundo de los animales. Madrid: National Geographic, 1990, volumen 1, pp. 167-173.

[5] Shoshani, Jeheskel. Óp. Cit.

[6] Íbidem

[7] Gobush, K.S., Edwards, C.T.T, Balfour, D., Wittemyer, G., Maisels, F. & Taylor, R.D. Óp. Cit

[8] Gobush, K.S., Edwards, C.T.T, Maisels, F., Wittemyer, G., Balfour, D. & Taylor, R.D. Loxodonta cyclotis. The IUCN Red List of Threatened Species 2021. UICN [en línea], dirección URL: https://www.iucnredlist.org/species/181007989/181019888#population, fecha de consulta: [22-06-2021].

[9] Gobush, K.S., Edwards, C.T.T, Balfour, D., Wittemyer, G., Maisels, F. & Taylor, R.D. Óp. Cit.

[10] Crespo, Cristina. La caza furtiva, el lucro de la extinción. National Geographic [en línea], dirección URL: https://www.nationalgeographic.es/animales/2018/09/la-caza-furtiva-el-lucro-de-la-extincion, fecha de consulta: [14-06-2022].

[11] Vines, Alex. Still Killing: Landmines in Southern Africa. Human Rights Watch. Nueva York, 1997, pp. 66–71.

[12] S/A. Por qué algunos elefantes en África están naciendo sin colmillos. BBC News Mundo [en línea], dirección URL: https://www.bbc.com/mundo/noticias-59037884#:~:text=La%20guerra%20civil%20en%20Mozambique%20enfrent%C3%B3%20a%20las,el%20marfil%20y%20para%20comprar%20armas%20y%20munici%C3%B3n., fecha de consulta: [14-06-2022].

[13] Thomson, Alex. An introduction to African politics. Routledge, Oxon, 2010, pp. 8-23.


Fuentes consultadas

Cárdenas, Guillermo. Especies sombrilla ¿pilares de la conservación? Universidad Nacional Autónoma de México [en línea], dirección URL: https://ciencia.unam.mx/leer/922/especies-sombrilla-pilares-de-la-conservacion-, fecha de consulta: [13-06-2022].

Crespo, Cristina. La caza furtiva, el lucro de la extinción. National Geographic [en línea], dirección URL: https://www.nationalgeographic.es/animales/2018/09/la-caza-furtiva-el-lucro-de-la-extincion, fecha de consulta: [14-06-2022].

Gobush, K.S., Edwards, C.T.T, Balfour, D., Wittemyer, G., Maisels, F. & Taylor, R.D. Loxodonta africana. The IUCN Red List of Threatened Species 2021. UICN [en línea], dirección URL: https://www.iucnredlist.org/species/181008073/181022663, fecha de consulta: [13-06-2022].

Gobush, K.S., Edwards, C.T.T, Maisels, F., Wittemyer, G., Balfour, D. & Taylor, R.D. Loxodonta cyclotis. The IUCN Red List of Threatened Species 2021. UICN [en línea], dirección URL: https://www.iucnredlist.org/species/181007989/181019888#population, fecha de consulta: [13-06-2022].

S/A. Por qué algunos elefantes en África están naciendo sin colmillos. BBC News Mundo [en línea], dirección URL: https://www.bbc.com/mundo/noticias-59037884#:~:text=La%20guerra%20civil%20en%20Mozambique%20enfrent%C3%B3%20a%20las,el%20marfil%20y%20para%20comprar%20armas%20y%20munici%C3%B3n., fecha de consulta: [14-06-2022].

Shoshani, Jeheskel. Elefantes en El maravilloso mundo de los animales. Madrid: National Geographic, 1990, volumen 1, pp. 167-173.

Thomson, Alex. An introduction to African politics. Routledge, Oxon, 2010, pp. 8-23.

Vines, Alex. Still Killing: Landmines in Southern Africa. Human Rights Watch. Nueva York, 1997, pp. 66–71.

En la búsqueda por la seguridad alimentaria a través del maíz mexicano

Sofia Daniela Fuentes Gómez
Fotografía: Beatriz A. Velázquez, CONABIO

En México es fácil mencionar cuáles son aquellos elementos con los que nos identificamos,  a través de los cuales nos reconocemos mexicanas y mexicanos, los alimentos son uno de  estos y cuando hablamos de la gastronomía mexicana, muchos de los platillos coinciden con  un ingrediente en común que a su vez es la base alimentaria del país y con mucha presencia  en el resto del mundo, un cereal que además de historia, está respaldado por la mitología y  muchas comunidades que dedican su vida a la domesticación y presencia de este alimento en  México: el maíz. 

El origen del maíz 

El origen de esta planta data de aproximadamente del 5000 a.C., año que se ha estimado a los restos de teocintle encontrados en una cueva en Coaxcatlán, en Tehuacán, Puebla. Teocintle es como se conoce a la planta que precedió al maíz, que era de menor tamaño que el maíz que conocemos, tenía un tallo menos robusto, con menos granos y no contaban con las hojas que recubren a las mazorcas, como las actuales. 

El maíz es una planta humana, pues la transformación de teocintle a maíz se dio a través de las manos de las mujeres de la época prehispánica, cuando a manera experimental, sembraban combinaciones de semillas que permitieron que la planta creciera con características  particulares, dando como resultado la variedad de razas de maíz que hoy existen. En México  existen 64 razas de maíz, de las cuales 59 se pueden considerar nativas (CONABIO, 2013). Además de su origen histórico, esta planta está rodeada de mitos y leyendas que explican su  origen dependiendo del lugar donde se pregunte. Algunos ejemplos son la leyenda que gira en torno a Quetzalcóatl cuando se convirtió en hormiga para traer el maíz a los mexicas,  quienes se dedicaron a sembrarlo por generaciones. O bien, en el Popol Vuh, se habla del  origen de la humanidad a partir del maíz, siendo el tercer intento de hombre, que realmente  podría cumplir con sus obligaciones con sus creadores, ya que del maíz provenían por sus dioses y a ellos servirían.Dependiendo el lugar de México donde nos encontremos, las comunidades dedicadas a la siembra del maíz conocen un origen mitológico distinto de esta  planta, pero en su gran mayoría coinciden con rituales u ofrecimientos para que el ciclo agrícola se cumpla favoreciendo a la misma comunidad. 

Con la llegada de europeos a Mesoamérica la planta se extendió por todo el mundo, según se escribe en las memorias del hijo de Cristóbal Colón, a partir de descender de una de las embarcaciones, encontraron semillas de maíz que se llevaron a Europa y mástarde a África  y a Asia, dando como resultado que esta planta hoy se encuentra en todo el mundo. Gracias a  una de las características más importantes de este cereal, se puede sembrar y adaptar en casi  cualquier tipo de clima, suelo y altura. 

La base alimentaria de todo un país 

En México la planta del maíz tiene un peso muy importante en la alimentación de todo el  país. La siembra de esta planta se conoce como policultivo, es decir, se siembran varias cosas  en un mismo sitio: La milpa, es como se conoce en México al conjunto de maíz, frijol, chile,  calabaza y quelites, que se siembran en conjunto para adquirir nutrientes importantes entre  sí, además de dar como resultado una alimentación integral a partir de estos productos. 

Cabe mencionar que existen algunas razas específicas para algunos alimentos como, por  ejemplo, el pozole se hace con maíz cacahuacintle, las palomitas se elaboran únicamente con  el maíz llamado reventador blanco, los totopos con el zapalote chico de Oaxaca; las tortillas  elaboradas con el maíz pepitilla de Guerrero, poseen fama de ser mejores para hacer tortillas,  a pesar de que el maíz chalqueño es mucho más común. La siembra de esta planta, además, genera colectividad desde su origen, pues a veces es toda una familia o una comunidad más grande la que tiene roles asignados en específicos que  permiten que el cultivo se lleve de acuerdo con el calendario agrícola establecido y donde es  la misma comunidad la que se beneficia de esto. 

Seguridad alimentaria 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO),  a partir de la Cumbre Mundial de la Alimentación (CMA) de 1996, la Seguridad Alimentaria a nivel de individuo, hogar, nación y global, se consigue cuando todas las personas, en todo  momento, tienen acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo, para  satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida  activa y sana”.

En México, la cuna del maíz, alrededor de 33 millones de toneladas año de este grano son  utilizadas para consumo humano, sin embargo, cabe destacar que, aunque existe una división  entre el maíz blanco (principalmente destinado a la alimentación) y maíz amarillo (en su  mayoría para uso industrial), en ninguno de los dos, el país es autosuficiente en cuanto a la  producción de este grano.

Si analizamos las dimensiones de la definición que plantea la FAO sobre Seguridad  alimentaria, nos daremos cuenta de que además de la existente autosuficiencia, estamos  muy lejos de alcanzar esta seguridad por lo menos en lo que respecta al maíz. Esto se debe a  diversas razones como la presencia de maíz transgénico en el campo mexicano, que dificulta  tanto el acceso económico como el aspecto seguro y nutritivo dadas las características  modificadas con respecto a los maíces nativos. 

De la mano con este motivo, nos encontramos con las dificultades que enfrentan los  campesinos no solo respecto a los subsidios que son insuficientes para cumplir la producción  y a su vez la demanda de maíz que México necesita (y su economía local, por supuesto), sino  además las características físicas del campo, derivados de la contaminación, el cambio  climático y, nuevamente, del uso de semillas transgénicas y agroquímicos como el glifosato,  dificultan el proceso de la siembra tradicional. 

Conclusiones 

Pues bien, ahora que conocemos el origen del maíz y lo que genera en la sociedad mexicana como un elemento identitario, la fuerte presencia en nuestra alimentación y algunos efectos  por los cuales no podemos considerarnos autosuficientes en cuanto a producción y por lo  tanto no tenemos una soberanía alimentaria, cabe poner atención en el maíz que está presente  en nuestra vida cotidiana.

No basta con decir que la configuración política, económica y hasta geográfica y  medioambiental, son los únicos factores que influyen en que no contemos con una seguridad  alimentaria en el país, no hay que dejar de cuestionarnos de dónde proviene ese maíz que  está presente diariamente en la dieta mexicana; si es importado de Estados Unidos, China,  Ucrania, o decir que el kilo de tortillas sube por culpa de la guerra, sin entender que el  verdadero problema es que en México no hay recursos para sembrar el maíz que se importa  de Rusia. 

Es muy probable que como individuos no podamos subsidiar el campo mexicano o evitar que  farmacéuticas como Bayer continúen experimentando con el maíz a pesar de haberse  prohibido la siembra de maíz transgénico a partir de este 2022. Sin embargo las pequeñas  acciones como consumir local o preguntar el origen de nuestras tortillas en la esquina, pueden  comenzar a marcar la diferencia. 

Fuentes de consulta: 

Escamilla, E. (et.al.), (1999) El maíz de boca en boca, México, Fundación  Minsa, p.24 

Ruy Mauro Marini. (2000) Procesos y tendencias de la globalización  capitalista, en Ruy Mauro Marini y Márgara Millán (coords.). La teoría social  latinoamericana. Cuestiones contemporáneas. Tomo IV. 2ª ed., México:  UNAM, El Caballito 

Marie-Monique Robin. (2013). El mundo según Monsanto de ÚneteAlPlaneta. https://www.youtube.com/watch?v=PwxCEKotnbg 

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación,  “Una introducción a los conceptos básicos de la seguridad alimentaria”, FAO,  https://www.fao.org/3/al936s/al936s00.pdf 

Pigeonutt, V. (2018, 25 de septiembre). Curiosidades del maíz: Un símbolo de  identidad en México cuyo uso va más allá de la alimentación, Actualidad RT.  https://actualidad.rt.com/actualidad/289733-curiosidades-maiz-simbolo identidad- mexico

Popol Vuh. Las antiguas historias del Quiché, traducidas del texto original con  introducción y notas de Adrián Recinos, Colección Popular, núm. 11, FCE,  México, 32ª reimp., 2005 

• Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación,  “Planeación Agrícola Nacional 2017-2030”, SEGARPA,  https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/256429/B_sico Ma_z_Grano_Blanco_y_Amarillo.pdf • Vela, E. (2011). “Simbolismo del maíz”, en El maíz. Arqueología Mexicana.  Número 38. Pp.28-33.