Tecnologizar las fronteras: el innovador sustento militar del discurso antimigratorio

Eunice Saraí González Ramírez

El Muro de Berlín fue derrumbado el 9 de noviembre de 1989, fecha que, tiempo después, se convertiría en el Día Mundial de Acción por un Mundo Sin Muros. En ese mismo año, alrededor del mundo se estimaba la existencia de seis muros fronterizos que treinta y un años después, en 2020, se convirtieron en al menos setenta, hoy llamadas barreras físicas oficialmente registradas (Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, 2020; Mas, 2020) en las que las fuerzas militares han tenido un papel fundamental para su mantenimiento y protección. Actualmente, los muros “físicos” o territoriales y la tradicional seguridad fronteriza son sobrepasadas por el incremento de barreras virtuales, también llamadas inteligentes, que demuestran cómo es que la ardua militarización fronteriza encuentra su sustento en la innovación y avance tecnológico.

Edición propia de la autora con fotografías de: DW (2022) Casi 1.300 migrantes exigen libre tránsito en frontera sur de México [Fotografía]. https://www.bayometric.com/smart-technology-changing-border-security/ & Rogan, J (s.f) How Smart Technology is Changing Border Security Bayometric. [Fotografía]. https://www.dw.com/es/casi-1300-migrantes-exigen-libre-tr%C3%A1nsito-en-frontera-sur-de-m%C3%A9xico/a-61945609

Ficción hecha realidad

La industria tecnológica ha encontrado en la militarización de la migración un campo fértil listo para explotarse al máximo. De los artefactos más conocidos destacan las Torres Fijas Integradas (IFT) –estructuras de carga solar que miden alrededor de 50 metros y están equipadas con cámaras de visión nocturna–, los bien conocidos drones con cámaras de alta definición, vehículos con telémetro térmicos (que generalmente se usan en espacios donde no es posible plantar Torres por el tipo de suelo), dispositivos láser con detección de movimiento, vallas inteligentes, sensores térmicos, entre otros. Para darse una idea de la popularidad de estos artefactos, en 3 km de frontera estadounidense hay 81 Torres Autónomas de Vigilancia (Latinus, 2021).

El problema no es el aprovechamiento del desarrollo tecnológico, pero sí lo son las razones, intereses, personas y sistemas de poder a los que responde su uso. Mucho en lo que se apoyan estas tecnologías de alta gama son datos personales vendidos de una empresa a otra para identificar qué personas serán identificadas como migrantes legales o ilegales; pero, por si fuera poco, la detección de estos softwares está basado también en características físicas detectadas con las cámaras y sensores de estos novedosos aparatos, lo cual agudiza los vicios discursivos en los que generalmente se basan los argumentos antimigratorios: el racismo, la xenofobia y la aporofobia.

Galardón a la injusticia

Entre 2008 y 2020, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) –ambos de Estados Unidos (EE.UU)– emitieron 105, 997 contratos por valor de $55, 100 millones a más de 10 corporaciones privadas activas en el negocio de las fronteras virtuales (Aiseki., Boyce., Miller., Nevins., Ticktin., 2021). Una de esas 10, es la empresa Elbit Systems, que no sólo destaca por ser una empresa israelí líder en la producción y venta de sistemas y productos de alta tecnología militar para la Defensa y Seguridad fronteriza de más de 10 países, sino que además ha sido nombrada durante cuatro años por The ethisphere institute (una empresa estadounidense que reconoce estándares éticos empresariales) “La empresa más ética”. (Elbit Systems, 2022)

Sus nombramientos quedan en tela de juicio cuando se ha demostrado que sus avances tecnológicos y su capacidad de mercantilizarlos trae una militarización de grueso calibre, traducida en deportaciones, detenciones injustificadas, violación de derechos humanos y cientos de muertes, a causa de las nuevas tecnologías fronterizas que discriminadamente catalogan la ilegalidad migratoria. Como diría Galeano: vivimos en el mundo al revés, donde se premia la falta de escrúpulos y la injusticia (2015, p.9)

Ahora bien, toca preguntarse algo que no puede dejarse de lado: ¿Qué impulsa a los gobiernos a pasar de las fronteras físicas a las tecnológicas? Para responder a eso se debe estar consciente de que cualquier respuesta a la pregunta está sustentada en un entramado sistémico, discursivo, ideológico, militar y de intereses, pues es todo esto lo que mueve y emite acciones en materia migratoria. Por un lado, mucho se apela a la seguridad nacional, sin embargo eso queda de lado cuando el migrante o refugiado tiene un tono de piel o un nivel de ingresos benéfico para el sistema y discurso político-económico del país al que llega.

Por otro lado, se apela a la idea de que tecnologizar la seguridad fronteriza cuesta menos, resulta más eficaz y, es amigable con el medio ambiente, sin embargo hay mucho que cuestionar en sus argumentos pues la realidad muchas veces demuestra lo contrario. No hay duda de que, como bien apunta Ramírez, ahora más que nunca “Estamos presenciando el surgimiento de políticas de control con rostro (in)humano” (2018, p.10).

Reflexiones finales

Se le ha atribuido al desarrollo tecnológico la cualidad de eficientar las soluciones ante los grandes “problemas”. Esta confianza plena en las empresas que generan alta tecnología, está orientada plenamente por la xenofobia, la aporofobia y el racismo en general, aunque en los medios de comunicación sea disfrazado y hecho legítimo a través del discurso de la seguridad nacional y hasta internacional. Al final, llamarlo de una u otra manera, implica directamente hablar de innovaciones en la militarización de las fronteras

Para plantear soluciones, las políticas migratorias no deberían ir dirigidas a pensar con qué empresa se tendrá la última tecnología militar en sus fronteras, sino que debería estar orientada en cómo cooperar para que las personas tengan sus necesidades y derechos cubiertos en sus países, para que, si deciden salir de su país, no lo hagan por razones de supervivencia.

La tecnología avanza para facilitar los propósitos de quien la ejerce, no de a quienes apuntan los lasers y drones. La realidad que se vive en los procesos de movilidad de los migrantes es tan dialéctica y para nada sencilla; entre más pasa el tiempo y la tecnología militar avanza, sus retos se diversifican y se agudizan. Sobrevivir se ha vuelto algo más que de valientes: de migrantes.

Fuentes consultadas:

Aiseki, M., Boyce, G., Miller, T., Nevins, J., Ticktin, M. (2021) Smart borders or a Humane world? The Immigrant Defense Project’s Surveillance, Tech & Immigration Policing Project, and the Transnational Institute. https://www.tni.org/en/publication/smart-borders-or-a-humane-world

Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía. (2020). 9 de noviembre, Día Mundial de Acción por un Mundo Sin Muros.

https://www.apdha.org/9-noviembre-dia-mundial-mundo-sin-muros/#:~:text=9%20de%20no viembre%2C%20D%C3%ADa%20Mundial%20de%20Acci%C3%B3n%20por%20un%20M undo%20Sin%20Muros,-WhatsApp&text=Resulta%20parad%C3%B3jico%20volver%20a% 20celebrar,para%20no%20contaminar%20ni%20contaminarnos.

BBC News Mundo. (2018) Cómo Amazon, Microsoft y otras empresas ganan millones gracias a las políticas de Donald Trump contra la inmigración. https://www.bbc.com/mundo/noticias-45985249

Elbit Systems. (2022) Who we are. https://www.elbitamerica.com/ethics Galeano, E. (2015) Patas arriba: la escuela del mundo alrevés. Ciudad de México: Siglo XXI Editores.

Latinus. (2021) Con drones, radares y torres autónomas de vigilancia, EU reforzó el muro fronterizo con México. https://latinus.us/2021/01/12/estados-unidos-erige-tecnologia-muro-virtual-frontera-mexico/ 6- Mas, C. (2020, 18 de Noviembre) El mundo tiene diez veces más muros en las fronteras que hace 30 años. ARA. https://es.ara.cat/internacional/cuantos-muros-fronteras-hay-mundo-inmigracion-refugiados-p obreza_1_1034548.html

Ramírez, J. (2018) De la era de la migración al siglo de la seguridad: el surgimiento de “políticas de control con rostro (in)humano”. URVIO, Revista Latinoamericana de Estudios de Seguridad, (23), 10-28. https://www.redalyc.org/journal/5526/552657509001/552657509001.pdf

Leave a Reply

Your email address will not be published.