La disponibilidad de armas de fuego en México

Dulce Alicia Torres Hernández

Fotografía: ALMOMENTO.MX

La disponibilidad de armas de fuego en México es una problemática que incrementa los índices de violencia y criminalidad. Debido a la cantidad de armas ilícitas que ingresan al país desde los Estados Unidos, el tráfico de armas se ha convertido en una tarea central de la política exterior mexicana. El reto más grande que abarca el estudio de este fenómeno es la inexistencia y/o falta de acceso a estadísticas oficiales, no obstante, con los datos que se tienen a disposición se muestran gráficas que permiten entrever la magnitud del problema. 

Un ejercicio imprescindible para dimensionar esta problemática es contrastar las tasas de homicidios dolosos y homicidios dolosos cometidos con arma de fuego. En la Gráfica 1 se observa que la tendencia de los homicidios está marcada por aquellos cometidos con arma de fuego. Tan solo en 2022, 69.49% de los homicidios dolosos fueron cometidos con un arma de fuego[1]

Gráfica 1

Elaboración propia con base en datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y población del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Según el Estudio Mundial sobre el Tráfico de Armas de Fuego solo existen dos principales corrientes transnacionales con un volumen muy grande de tráfico de armas: una en Medio Oriente y otra en América del Norte (UNODC, 2020, p. 8). En México, anualmente ingresan entre 213 mil y 230 mil armas de fuego de manera ilícita, de acuerdo con Fabián Medina[2](2020, p. 183).

Por otra parte, un informe de Small Arms Survey estima que, en 2017, México poseía un total de 16 millones 800 mil armas de fuego legales e ilegales en poder de civiles (Karp, 2018, p. 4). Si a esto se le resta la cantidad de armas de fuego registradas legalmente ante la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el mismo año da como resultado un total de 16 millones 673 mil 460 armas de fuego ilícitas en posesión de civiles. 

Gráfica 1

Elaboración propia con base en los datos abiertos del Gobierno de la República. 

Respecto a las armas ilícitas utilizadas para cometer crímenes en México, Medina comenta que provienen en un 41% de Texas, en un 19% de California, en un 15% de Arizona y en un 25% del resto de los Estados Unidos (2020, p. 186). El medio por el que se obtienen estas armas es principalmente la compra “hormiga”[1], la cual se fortalece ante los débiles mecanismos de control de las más de 60 mil tiendas de armas en los Estados Unidos (Moreno, 2016) y la realización de Gun Shows sin protocolos de seguridad. 

En México, los Censos Nacionales de Procuración de Justicia Federal y Estatal ofrecen cifras de las armas aseguradas por las distintas autoridades. Hasta 2020 los censos mostraban cifras diferentes, lo cual pone en evidencia la necesidad de mejorar el registro y clasificación. No obstante, a partir del último año se muestran estadísticas homologadas, tomando como base los registros de la Fiscalía General de la República y de las Fiscalías y Procuradurías estatales. 

Como se observa en la Gráfica 3, en 2021 fueron aseguradas 20 mil 87 armas de fuego a nivel nacional, cifra que aumentó en comparación con años anteriores. A nivel estatal, Guanajuato fue quien aseguró más armas de fuego por cada 100 mil habitantes (26.69), seguido de Quintana Roo (21.47), el Estado de México (20.29), Baja California (17.30) y Nuevo León (14.37). Aunque se podría pensar que los estados en donde más se aseguran armas de fuego son aquellos ubicados en la línea fronteriza con el país del norte, no necesariamente sucede así. 

Gráfica 3.

Elaboración propia con base en datos del Censo Nacional de Procuración de Justicia Federal y del Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal. 
Nota. El total de armas de fuego incluye armas cortas, armas largas y no especificadas. 

Lo mismo ocurre con los homicidios dolosos cometidos con arma de fuego. En el Mapa 1 se muestra la tendencia de los estados ubicados al occidente y centro-norte del país de poseer altas tasas de homicidios cometidos con arma de fuego. Por entidad federativa, en 2022, Colima fue quien obtuvo la tasa más alta (82.86), seguido de Zacatecas (49.32) y Baja California (43.30).

Mapa 1. Tasas de homicidios dolosos cometidos con arma de fuego por cada 100,000 habitantes en 2022, por entidad federativa

Elaboración propia con base en datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) y población del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Estas mismas regiones del occidente y centro-norte del país se observan también en la cantidad de delitos ocurridos con portación de arma de fuego. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE), en 2021, de los 15.6 millones de delitos estimados donde la víctima estuvo presente, los delincuentes portaban un arma de fuego en el 25.9% de los casos (INEGI, 2022). Observando la Tabla 1, se puede decir que ante un delito es más probable que la víctima se enfrente a un arma de fuego en el Estado de México que en cualquier otra entidad federativa. 

Tabla 1.

Elaboración propia con base en estimaciones de la ENVIPE 2022 y población del INEGI.

Las armas de fuego potencializan la violencia y la comisión de distintos delitos. Para el caso de los homicidios el ejemplo es evidente, la posibilidad de que una persona prive de la vida a otra solo apretando un gatillo incrementa exponencialmente el riesgo en comparación con el uso de cualquier otro objeto o fuerza física. No obstante, las armas también juegan un rol fundamental en las amenazas e intimidación. 

En el actual gobierno se ha enfrentado al tráfico de armas por medio del Entendimiento Bicentenario, la demanda a empresas armamentistas en Estados Unidos, el reciente acuerdo de una campaña binacional sobre el fentanilo y armas de fuego, y la continuación de la campaña de canje de armas; aunque esta última ha tenido menores resultados[4]. Sin embargo, además de esto, es necesario que el gobierno fortalezca sus controles internos de seguridad y la tecnología en sus fronteras, así como el compromiso con la transparencia y el acceso a la información. 

[1] El resto se cometieron con un arma blanca u otro elemento.

[2] Antiguo jefe de la oficina del canciller de Relaciones Exteriores.

[3] Georgina Olson explica que “los cárteles contratan a ciudadanos estadounidenses, muchas veces de origen mexi­cano, que actúan como compradores hormiga y adquieren legalmente armas de asalto de cinco en cinco o de diez en diez. Después, el comprador hormiga u otra persona contratada por las organizaciones criminales pasa las armas a México a través la frontera” (2012, p. 55). La manera en la que las armas pasan la frontera puede ser por vehículo, ingresos peatonales, por aire e incluso túneles (Medina, 2020, p. 186). 

[4] Durante el primer año de la administración (2019) se canjearon 7,146 armas de fuego, no obstante, para 2020 y 2021 la cantidad descendió drásticamente a 1,662 y 1,167 armas, respectivamente. Finalmente, en 2022, se canjeó un total de 6,168 armas.

Fuentes de consulta:

Datos abiertos del Gobierno de la República. Licencias particulares individuales de portación de armas de fuego vigentes, por entidad federativahttps://datos.gob.mx/busca/dataset/licencias-particulares-individuales-de-portacion-de-armas-de-fuego-vigentes-por-entidad-federat

Datos abiertos del Gobierno de la República. Armas registradas por diferentes motivos. https://datos.gob.mx/busca/dataset/armas-registradas-por-diferentes-motivos

Datos abiertos del Gobierno de la República. Campaña de canje de armas de fuego. https://datos.gob.mx/busca/dataset/campana-de-canje-de-armas-de-fuego

INEGI. Censo Nacional de Procuración de Justicia Federal (CNPJF). https://www.inegi.org.mx/programas/cnpj/2022/

INEGI. Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal (CNPJE). https://www.inegi.org.mx/programas/cnpje/2022/.

INEGI. (2022). Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE). https://www.inegi.org.mx/programas/envipe/2022/.

Karp, A. (2018). Estimating Global Civilian-Held Firearms numbers. Small Arms Survey. https://www.smallarmssurvey.org/sites/default/files/resources/SAS-BP-Civilian-Firearms-Numbers.pdf.

Medina, F. (2020). Radiografía del tráfico ilícito de armas en México. Revista Mexicana de Política Exterior.https://revistadigital.sre.gob.mx/index.php/rmpe/article/view/128/114.

Moreno, G. 4 veces más tiendas de armas que McDonalds en EE. UU. Statista. https://es.statista.com/grafico/5054/4-veces-mas-tiendas-de-armas-que-mcdonalds-en-ee-uu/#:~:text=De%20lo%20que%20no%20se,de%20supermercados%2C%20Starbucks%20y%20McDonalds.

Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). (2020). Estudio Mundial sobre el Tráfico de Armas de Fuego. https://www.unodc.org/documents/firearms-protocol/2020/Global_Study_Ex_Summary_es.pdf.

Olson J., G. (2012). El tráfico de armas de Estados Unidos hacia México. En Atlas de la Seguridad y la Defensa de México, CASEDE. https://www.casede.org/PublicacionesCasede/Atlas2012/GEORGINA_OLSON.pdf

SESNSP. Incidencia delictiva del fuero común. https://www.gob.mx/sesnsp/acciones-y-programas/incidencia-delictiva-299891?state=published.

Leave a Reply

Your email address will not be published.